CUT CHILE

Loading
CUT Chile

Lun04242017

Back Noticias CUT Opiniones “Trabajadores no tienen una opinión positiva de los acuerdos internacionales en materia económica que ha suscrito Chile”

“Trabajadores no tienen una opinión positiva de los acuerdos internacionales en materia económica que ha suscrito Chile”

  • PDF

Así lo señaló, Claudio Urrutia, consejero de la CUT Chile, en el análisis de las implicancias del  Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (conocido como TPP por sus siglas en inglés). Se trata de “un acuerdo de libre comercio multilateral que fue negociado en secreto por cinco años o a lo menos decir que se ejecutó bajo una estricta clausula de privacidad”. Doce países de la cuenca del Pacífico, lo adhieren: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. 

Todas estas naciones, acordaron un nuevo marco arancelario que afecta a varias industrias, como la farmacéutica, textil, entre otras y que establece algunas de las normas laborales y regulaciones medioambientales más ambiciosas hasta ahora (abarca desde el derecho de los trabajadores a crear un sindicato hasta requerimientos de seguridad, salario mínimo, límite de horas trabajadas o protecciones contra la discriminación). De hecho, Estados Unidos, el principal promotor junto a Japón, destacaron en su momento que el TPP “establece los más altos estándares laborales a las naciones implicadas”. Esto tendrá que ser valorado con mayor eficacia de hoy en adelante.

Esta regulación ha sido criticada por los principales sindicatos de los países adherentes. Y no solo por el secretismo de las negociaciones también por lo que “consideran concesiones problemáticas que solo beneficiarán a las grandes corporaciones”, explicó el dirigente.

A juicio de la CUT, “para la sociedad civil y los sindicatos, la información que existe respecto de este acuerdo comercial resulta insuficiente desde el punto de vista de la participación de los ciudadanos organizados y que tienen justas aprensiones de los efectos negativos que pudieran resultar con su implementación. Además, se evidencia, de manera redundante, la falta de “mecanismos de consulta ciudadana” para hacer de estos instrumentos una real alternativa de crecimiento sustentable e inclusivo, más allá, del sometimiento al voto del Congreso en el caso de Chile”, explicó Urrutia.

El TPP se suma a otros tratados que ha ratificado Chile, tales como: TLC (Tratados de Libre Comercio); AAE (Acuerdos de Asociación Económica); ALC (Acuerdos de Libre Comercio); ACE (Acuerdos de Complementación Económica) y AAP (Acuerdos de Alcance Parcial).

En general, para el dirigente, todos estos tratados “no avanzan hacia un territorio tripartito común como proyecto país en materia laboral ni social en el propio territorio”, agregando que  “el empresariado y un importante sector político en Chile, no entienden aún la necesidad de desarrollar a nuestro país en materia de derecho laboral y social, lo que en definitiva hace que las organizaciones de trabajadores no tengan una opinión positiva de estos acuerdos”.

Contradicciones en el ámbito de los derechos laborales

Para Chile, el extenso texto normativo sobre derechos humanos y relacionados con la dimensión laboral, “no es un problema de participación ni de ratificación a nivel internacional de estos; el problema es de compromiso y cumplimiento a nivel territorial de ellos”.

Por ejemplo, precisó Urrutia, “no resulta entendible que en su declaración de principios el texto del TPP haga referencia a los convenios OIT (trabajo forzoso, negociación colectiva por ejemplo) cuando en el código del trabajo chileno no ha sido posible poner estas mismas normas a la altura de los convenios.

También señaló que los conceptos del acuerdo, para la CUT y para quienes tiene opinión sobre normativas laborales son “sutiles” ya que en definitiva no son vinculantes, pues siguen en la lógica de solo “invitar” a los Estados y empresas multinacionales a mejorar sus estándares.